ALEMANIA ES OTRA

Por HERMANN TERTSCH
El País,  Madrid, 06.01.91

Un sondeo revela lo que divide y separa a los habitantes del Este y del Oeste

El surgimiento de la nueva Alemania -una, grande y fuerte- ha evocado tantos entusiasmos como temores entre sus vecinos europeos. La unión de dos Estados, la República Federal de Alemania y la República Democrática Alemana, ha supuesto la fusión de dos partes de un pueblo que vivieron separadas y enfrentadas en la guerra fría durante 40 años. Para entender qué divide y qué separa a “estas dos partes que se pertenecen”, como dijo el legendario dirigente socialdemócrata Willy Brandt, el diario Süddeutsche Zeitung, de Baviera, encargó para su suplemento semanal SZ Magazin un amplio sondeo de opinión en ambas sociedades alemanas, la opulenta y segura del Oeste y la pobre y dubitativa del Este. Se indagan en esta encuesta, que EL PAÍS publica en exclusiva para España, las expectativas y esperanzas ante la Alemania del año 2000.
Los alemanes demuestran haber dado la espalda a aventuras comunistas y utopías redentoras. Consideran la unión europea, la cooperación con el Este y la economía social de mercado, en el plano internacional, y la familia, el tiempo libre y la ecología, en el interior, como máximas prioridades en su vida en el año 2000. Los resultados revelan que los alemanes desean para el año 2000 una Alemania con fronteras abiertas, integrada en una confederación europea, con relaciones privilegiadas con la Unión Soviética, paladín de la protección del medio ambiente y desmilitarizada. La mayoría de los alemanes añora una sociedad más solidaria, cierto intimismo, más tolerancia y más niños en su entorno. Desean un mayor fomento de la familia tradicional y dan prioridad a la ecología y a la seguridad social, frente a la elevación de su nivel de vida e ingresos.
Realizado por el prestigioso Instituto Demoscópico Infratest entre octubre y noviembre pasados, el sondeo recabó las opiniones de 1.008 ciudadanos de la antigua RFA y de 928 de la desaparecida RDA sobre 60 cuestiones. Desde el valor que se otorga a los contactos vecinales y a la existencia de niños en el entorno inmediato hasta el papel que Alemania debería desempeñar en el mundo en el año 2000, la encuesta revela interesantes consensos panalemanes, así como contrastes significativos entre las poblaciones del Este y el Oeste.
Los resultados de la encuesta del prestigioso diario de Múnich son en parte sorprendentes. Acaban con muchos mitos y caricaturas del alemán, y reafirman que bajo los 40 años de dictadura comunista en la antigua RDA se han mantenido con mucha mayor fuerza las ideas y los prejuicios tradicionales de la Alemania de la primera mitad del siglo que en la democracia liberal occidental de la RFA. El autoritarismo, la fe en el Estado y en sus órdenes y el rechazo a afrontar la historia del nacionalsocialismo y los compromisos emanados de ésta para con Israel son algunos de los aspectos que más diferencian a los ciudadanos de la antigua RDA de los occidentales educados en democracia.
Desvelan los resultados de Infratest la debilidad de las tentaciones hegemonistas, revanchistas o militaristas que los adversarios de la unidad alemana creen consustanciales al alma alemana. La inmensa mayoría desea una Alemania más abierta y tolerante que disciplinada y laboriosa. Respetuosa con las minorías, los extranjeros y la vejez, con una mayor vocación familiar y la protección ecológica como máxima prioridad, con la aceptación de necesarios sacrificios en el bienestar.
Si no hay indicio alguno de un resurgimiento del militarismo, sí renace una cierta concepción romántica de la vida, con especial énfasis en un entorno verde, contacto directo con la naturaleza, una familia intacta y una vida sana. EL 92% quiere vivir “a sólo unos pasos del verde” y en “buenas relaciones con el vecindario”. Por el contrario, sólo un 32% considera necesario tener cerca de su hogar un cine, un bar o un restaurante.
La mayoría de los alemanes en el Oeste ya no consideran una elevación de su nivel de vida como objetivo prioritario. Quieren saborear -con tranquilidad y cierto intimismo naturalista- el nivel alcanzado. En el Este, las esperanzas de una mejor vida son, lógicamente, mucho más altas. El 90% piensa que en el año 2000 vivirá mejor que actualmente. En el Oeste, el 64% se considera satisfecho con mantener su actual situación.
En general, el milagro económico alemán muestra sus efectos en una sociedad en su inmensa mayoría satisfecha. El 35% del total califica su situación económica de buena; el 51%, de satisfactoria, y tan sólo el 14% la considera insatisfactoria. Este resultado desmiente la llamada teoría de la sociedad de dos tercios, que sostiene que mientras dos terceras partes viven los frutos de la bonanza económica, el otro tercio se hunde cada vez más en cotas más severas de miseria.
Explica también el fracaso de algunos de los lemas electorales del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) en los comicios del 2 de diciembre pasado, que aludían a un gran grupo social de discriminados del auge económico que no existe en tales dimensiones.
Los resultados no desmienten, sin embargo, que, como se comprueba en Alemania en los últimos meses, las diferencias entre la mayoría en bienestar y una minoría en mayores dificultades aumentan sin cesar. El peso electoral de esta minoría es reducido.
La xenofobia que, según muchos observadores, estaría en aumento en Alemania es, según el sondeo de Infratest, mucho menor que en la mayoría de los países europeos. El 48% de los encuestados afirma que “son aún pocos los extranjeros que viven en Alemania”. El 33% cree que la cifra actual es adecuada, y sólo el 17% piensa que son demasiados los extranjeros que residen en Alemania. Sí se da, sin embargo, el temor a una oleada de inmigrantes del este de Europa. El 33% cree que en el año 2000 serán demasiados los extranjeros en Alemania. Cunde la impresión de que pronto la barca del bienestar estará llena.
Si Suiza es el país que una mayoría de los alemanes considera emulable, los países que mayor hostilidad despiertan son Israel y China. La condena a Israel -considerado como Estado con imagen más negativa por el 32%, seguido de China con el 26%- parece tener más que ver con la actual política israelí en los territorios ocupados que con actitudes antisemitas. Entre la población de la antigua RDA, el rechazo a Israel llega al 52%, lo que se supone es fruto tanto de la propaganda comunista de solidaridad con el pueblo palestino como de la inexistencia de una información y elaboración en las escuelas del régimen desaparecido de la trágica historia común de alemanes y judíos. Otros resultados en el antiguo territorio de la RDA muestran esta falta de ilustración -y, consiguientemente, de arrepentimiento- respecto al pasado nacionalsocialista. También revelan una mayor tendencia al autoritarismo. El 40% de los encuestados en el Este exige para el año 2000 mayor respeto ante la autoridad del Estado. En el Oeste sólo el 22% respondió en este sentido. Hasta un 65% en el antiguo régimen comunista pide mayor presencia policial en las calles. En Occidente sólo el 22% demanda más policía. Entre los ciudadanos de la antigua RDA, el 69% pide para el año 2000 que las escuelas eduquen con mayor disciplina. En el Oeste añoran mayor disciplina el 44%.
La ecología es la máxima prioridad de los alemanes, que desean que lo sea también del Estado y del sistema educativo. Según el 86% de los encuestados, Alemania debe destacar en la escena internacional por la protección ecológica. Le siguen la seguridad social, con el 77%; el nivel de vida, con el 66%; el potencial económico, con el 55%, y la ciencia y la técnica, con el 45%. El 71% está dispuesto a asumir sacrificios personales en su forma de vida y su bienestar para una mejora del medio ambiente.
La protección del medio ambiente encabeza también la lista de prioridades en el destino deseado para los presupuestos del Estado. Le siguen la financiación de la red de seguridad social, la destrucción de viviendas y la asistencia a la vejez. El último puesto lo ocupan el ejército, al que sólo un 0,2% de los encuestados considera necesario financiar.
La unidad alemana ha acabado también con la angustia y el pesimismo que hacía emigrar o viajar constantemente a muchos jóvenes a principios de la pasada década. El 89% se siente a gusto donde vive.
Sí muestran gran movilidad los alemanes del nuevo Estado unitario en el terreno profesional. El 51% piensa que es bueno cambiar una o más veces de profesión a lo largo de la vida activa. Tan sólo el 39% sigue aferrado al concepto tradicional del ejercicio de una profesión hasta la jubilación. Una mayoría desea asimismo que la jubilación se siga adelantando en el futuro y añora mayores reducciones de la jornada laboral. El mito del alemán hacendoso y dedicado exclusivamente a su trabajo ha muerto. El alemán converso a la sociedad del ocio es ya mayoría.
También revela la encuesta un claro giro en la actitud hacia los niños. En las últimas décadas se había creado la impresión generalizada de que los alemanes preferían la presencia de animales a la de los pequeños; ahora, más del 75% dice desear que en su entorno inmediato vivan niños, y menos del 20% se declara molesto por su presencia. Paradójicamente, la mayoría de los padres de familia manifiestan que su sociedad, la alemana, es hostil a los niños.
La sociedad alemana parece haber asumido el reparto de las tareas hogareñas. El 67% de los hombres y el 79% de las mujeres abogan por un reparto más justo de este trabajo.
No obstante, en lo que se refiere al trabajo de la mujer fuera de casa, la opinión mayoritaria es que está tocando techo. En el Oeste, el 48% responde que en el año 2000 habrá más mujeres empleadas, mientras el 51% responde que no.
En el Este, tan sólo el 30% está a favor de más empleo femenino. El 69% se manifiesta en contra. Se muestra la sociedad poscomunista de la RDA mucho más conservadora que la occidental. El Este insiste en que, el papel de la mujer debe aumentar en la familia, en la educación y en la red social. En Occidente se desea mayor presencia femenina en la política, la jurisprudencia, la economía y la ciencia.

El 58% de los alemanes se declara favorable a la legalidad de la interrupción del embarazo. Aquí se revela la sociedad del este de Alemania, con el 75% netamente a favor del aborto, pese a haber votado por gran mayoría a los partidos democristianos y antiabortistas en las pasadas elecciones del 2 de diciembre.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ENTUSIASMADOS CON LA URSS

Por HERMANN TERTSCH
El País,  Madrid, 06.01.91

La Unión Soviética es el país que mayores simpatías despierta entre el 55% de los alemanes, frente al 44% en Estados Unidos y el 38% en Francia. La decisiva aportación de Mijail Gorbachov a la unidad alemana y la inmensa simpatía de que goza el líder soviético en Alemania han reavivado los fuertes vínculos históricos y culturales entre los dos grandes pueblos de la Europa central y oriental. La mayoría rechaza rotundamente un papel de Alemania como superpotencia. Considera preferible el modelo de Suiza, con su bienestar e independencia en el concierto de las naciones. Ni la potencia económica de Japón ni la potencia política y militar de Estados Unidos suscita entusiasmo ni ansias de emulación.
Un 75% se declara contrario a que Alemania intervenga en conflictos internacionales. Este porcentaje puede haber aumentado desde que se realizó la entrevista hace dos meses con el creciente peligro de guerra en el Golfo y las primeras implicaciones alemanas en la crisis a través de la OTAN. La mayoría del pueblo alemán parece partidaria de mantener el dictado constitucional que prohíbe la participación del ejército alemán en acciones bélicas fuera del área de seguridad estratégica que ha sido la zona de acción de la OTAN desde el ingreso de la RFA en la Organización Atlántica.
Los alemanes del nuevo estado unido parecen decididos a gozar de su bienestar, acunarse en su seguridad interna arropados por un renovado sentimiento familiar y naturalista, y no dejarse molestar por los conflictos y dramas del exterior.
La Alemania expansionista que sucumbió en la II Guerra Mundial ha dado paso, tras 45 años de división, a un estado cuyos afanes no pueden ser más antagónicos a los de su antecesor.
El romanticismo alemán, depurado en la sociedad occidental por décadas de democracia liberal, capitalismo y consumo, ha abandonado toda vocación conquistadora o redentora.

En el Este, 17 millones de habitantes forcejean aun con el legado del régimen comunista en ideología y mentalidad, mucho más difícil de desmantelar que un buró político.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EL FALLIDO REGRESO DEL REY MIGUEL REVELA LAS DIFERENCIAS ENTRE LOS DIRIGENTES RUMANOS

Por HERMANN TERTSCH
El País,  Madrid, 30.12.90

La frustrada visita del rey Miguel de Rumanía a su país el día de Navidad revela la creciente lucha faccional en el Frente de Salvación Nacional. Las autoridades permitieron primero la entrada legal al país del rey. Fue solo al tener conocimiento del hecho cierto sector del Frente de Salvación Nacional cuando se puso en marcha un, a todas luces, excesivo despliegue policial para expulsar a la familia real. Medios de la oposición aseguran que el primer ministro Petre Roman tenía conocimiento de la inminente llegada del rey. Achacan al aparato en torno al presidente Ion Iliescu la posterior reacción desmedida.
Los considerables efectos negativos para la imagen externa de Rumanía de esta acción no guardan proporción alguna con los insignificantes riesgos que, a primera vista, pudiera suponer para el régimen la presencia del ex rey. Un portavoz del Gobierno afirmó que Roman se había manifestado en contra de la visita ya que ésta podría “tener connotaciones políticas e irritar a la población”. La irritación se produjo en el seno del poder y no de la población.
Entre la población rumana no ha aumentado la popularidad del rey Miguel con la misma rapidez con que sucedió en Bulgaria con el rey Simeon. El desprestigio de algunos de los grupos partidarios de Miguel le han perjudicado. Esto puede cambiar ahora. La primera reacción ha sido la solicitud de la oposición de un referéndum sobre la forma de estado. La Alianza Cívica condenó la expulsión. Ha pedido ya que el parlamento declare nula el Acta de Abdicación que le fue impuesta al joven rey Miguel en 1947.
Una visita que causó consternación en Bucarest es la que le hizo al rey en Suiza el ministro de Defensa Victor Stanculescu, conocido por su abierta oposición al presidente Iliescu. Las supuestas tentaciones golpistas de Stanculescu son causa de continua inquietud en el FSN.
El rey Miguel ha demostrado una gran prudencia. Ha reafirmado su deseo de ejercer como monarca constitucional si se lo pide la mayoría del pueblo rumano pero sin inmiscuirse en la lucha política. Que se decidiera a una acción tan arriesgada sugiere que tenía garantías de algún sector del poder. Ciertas personalidades en el interior tenían interés en su presencia en el país. Miguel de Rumanía, su esposa Ana de Borbón-Parma y su hija Sofía fueron expulsados del país doce horas después de aterrizar en el aeropuerto de Otopeni.

El rey ha demostrado, pasaporte en mano, que las autoridades del aeropuerto les habían estampado el visado preceptivo. Desde hace un año se otorgan visados en los puestos fronterizos. Son inciertas las afirmaciones de las autoridades que aseguran lo contrario. Cuestionables son las palabras del ministro del Interior, Doru Viorel Ursu, quien dijo que “la expulsión no fue por miedo a la desestabilización sino por respeto a la ley”.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CONTRABANDO, EL RÍO QUE ANEGA EUROPA DEL ESTE

Por HERMANN TERTSCH
El País  Miércoles, 26.12.90

REPORTAJE

Las fronteras impermeables durante décadas son hoy escenario de delincuencia y violencia

“No tiene usted agallas para quitarme el pasaporte. Se va usted a enterar. Me quiere quitar el pan de mis hijos”. El fornido gitano, acusado de querer saltarse la cola, se lanzó sobre el oficial de la guardia fronteriza rumana y sólo gracias a la intervención de los compañeros del agredido el incidente se saldó con el forcejeo y algún golpe. Los policías renunciaron a denunciar al agresor, “con tal de perderlo de vista”, dijo uno de los agentes. Ellos llevaban para entonces seis horas de servicio. El desquiciado padre de familia había pasado en el puesto fronterizo más de 24.
Sucedió la pasada semana en Giurgiu, ciudad fronteriza en el sur de Rumanía. A menos de 1.500 metros, en la otra margen del Danubio, ciudad de Russe, Bulgaria, los policías fronterizos, con aspecto de total agotamiento, se enfrentan diariamente a “centenares de incidentes” con rumanos y rusos que intentan sacar artículos no exportables, subvencionados y escasos. Los gritos son constantes, los golpes frecuentes; a veces surgen las navajas. El cruce de la frontera ya no se mide en horas, sino en días. Las fronteras entre los países otrora aliados del este de Europa que fueron permeables sólo para funcionarios, transportistas, dirigentes, invitados oficiales y turistas en grupo, controlados y dirigidos, están ya bloqueadas por una avalancha del llamado turismo comercial que desborda totalmente las posibilidades de control de los puestos fronterizos.
La comunidad del mercado negro se está imponiendo en todo el este europeo, agravando aún más la situación del suministro legal de bienes a la población, encareciendo los productos y favoreciendo la creación de bandas criminales y la delincuencia familiar sistemática.
Los coches con matrícula soviética, polaca y rumana son casi desmantelados, no en busca de drogas o armas, sino de plátanos, muñecos, transistores o juegos de café. El inmenso atasco en que se convierte el puente sobre el Danubio entre Russe y Giurgiu, en la ruta Sur-Norte que lleva desde Sofía a Bucarest, llamada en el medioevo la ruta del mal, hace caer en la desesperación a centenares de miles de ciudadanos del Este muy acostumbrados a colas y largas esperas.
Pero el puente de Russe a Giurgiu es sólo un ejemplo de cómo la concesión de libertad de viaje en condiciones de miseria ha provocado un caos sin precedentes en las fronteras entre los países del Este, antes autodenominados hermanos. Los polacos fueron pioneros en utilizar la libertad de viajar y los trucos de los mercados negros en los países de la región para obtener unos ingresos modestos pero impensables en un trabajo regular.
Les siguieron búlgaros, rumanos y rusos. Estos últimos son ya por lógica matemática los más numerosos. En la frontera de Moravica, en la carretera de Timisoara a Belgrado, es frecuente encontrar en estas últimas semanas colas de más de 15 kilómetros para cruzar a Belgrado.
Grupos de rusos hacen hogueras para combatir el frío o cocinan con hornillos en su larga espera. Mujeres y niños hacen sus necesidades en las cunetas, y los hombres, frecuentemente calentados por el alcohol en las horas de caravana paralizada, protagonizan escenas que parece imposible que aún no hayan causado víctimas.
En tres filas en la estrecha carretera flanqueada por cerezos, miles de personas esperan burlar a unos guardias fronterizos, rumanos primero y yugoslavos después. Porque sin temor de equivocarse puede decirse que el 98% de los turistas que cruzan desde la ciudad de Kishinov en la Moldavia soviética hacia lasi y Birlad, se limitan a cruzar Rumanía y Bulgaria hacia Yugoslavia. Con cuatro misérrimos artículos soviéticos y unos cuantos dólares arañados entre amigos en ciudades tan lejanas como Vilna, Moscú o Dnepropetrovsk, se echan a la carretera para después de una semana en las diversas fronteras poder comprar en Yugoslavia algún producto occidental o en Bulgaria y Rumania algún que otro artículo como zapatos para niño, jerséis o pantalones vaqueros que vender en sus ciudades de origen.
En Serbia han surgido bandas de soviéticos que roban automóviles Lada a sus propietarios yugoslavos y se los llevan a la URSS con las placas traídas previamente. Con estos movimientos de migración comercial crece la xenofobia en la zona.

Los desheredados del Este, que ven como único bien que les ha traído a la mayoría el cambio revolucionario esta libertad de movimiento, se lanzan a la búsqueda de unas mínimas ventajas materiales allende sus fronteras.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EL CESE DE LA VIUDA DE HOXHA, PRIMERA PRUEBA DE LA INTENCIÓN DEMOCRATIZADORA ALBANESA

Por HERMANN TERTSCH
El País,  Madrid, 24.12.90

El cese de Nexmije Hoxha, viuda del dictador fallecido, como presidenta del poderoso Frente Democrático albanés es una lógica consecuencia de la purga de elementos inmovilistas comenzada por el presidente Ramiz Alia hace dos semanas en el buró político, tras las primeras manifestaciones estudiantiles pro democracia.
Lo anterior es además un paso imprescindible de Alia para limitar en lo posible la capacidad de los sectores conservadores del Partido del Trabajo (PTA) de sabotear su proyecto de apertura política lenta y ordenada. Las primeras condenas, de hasta 20 años, a dirigentes y participantes en las revueltas estudiantiles y obreras que estallaron el 8 de diciembre pasado son una clara señal del régimen de que, mientras está dispuesto a un diálogo con nuevas fuerzas, aplicará una dura represión a quienes intenten saltarse el marco legal establecido por Tirana.
Por otra parte, Alia anuncia unas elecciones para el próximo 10 de febrero que los nuevos grupos de la oposición, con el Partido Democrático (PD) a la cabeza quieren lógicamente retrasar hasta estar mínimamente organizados. Las condenas a los líderes de la revuelta son un aviso de Alia, pero difícilmente disuadirán en un país en el que, con tres millones de habitantes, diversas estimaciones hablan de entre 45.000 y 50.000 presos políticos. La oposición ha pedido la libertad inmediata de todos los presos políticos y advertido por boca de Gramoz Pashko, del PD, de que “el peligro de una inminente y extrema violencia es muy grave”.
En la pequeña Albania y sobre todo en ciudades como Tirana, Shkodra, Durres o Elbasan, el gran centro siderúrgico en el que las condiciones de vida son, si cabe, aún peores que en el resto del país, las injusticias, los agravios y abusos acumulados en 45 años de implacable dictadura comunista tienen nombres y apellidos. La ira de la población podría muy rápidamente desembocar en linchamientos, represalias y venganzas, firmemente arraigadas en el código cultural albanés.

Figura del dogmatismo
La viuda del que fuera máximo líder albanés desde la victoria comunista en 1944 hasta su muerte en 1985, ha sido en los últimos años la figura de referencia del frente dogmático y de los clanes familiares privilegiados de Tirana. Estas dos fuerzas se solapan de forma considerable, pero no son idénticas. Líderes de la nueva oposición del Partido Democrático como Gramos Pashko, proceden de los círculos familiares de una nomenklatura lenta y sólidamente creada en torno a Hoxha en decenios. La expulsión de estos círculos, como le sucedió a la familia de Mehmet Shehu, tras el supuesto suicidio del que fuera delfín de Hoxha, supone el más absoluto ostracismo social y muchas veces la cárcel o el paredón. El escritor Ismail Kadaré también pertenecía a esta clase dirigente. La pérdida de homogeneidad en la misma es uno de los síntomas mas claros de descomposición del régimen.

La compleja estructura de clanes de la sociedad albanesa hace mucho más dificil la transición pacífica, ya que hace responsables a las familias de los actos de sus miembros y exige a éstos lealtad de sangre por encima de la ideológica y política. Las penas a los cabecillas de la revuelta difícilmente frenarán las reivindicaciones democráticas. Para un régimen como el albanés, las penas no son desorbitadas. Hace pocos meses, líderes de una revuelta semejante habrían sido ejecutados. Alia apuesta por unas prontas elecciones que pueda afrontar con su aparato comunista más o menos intacto y antes que se derrame más sangre.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

BULGARIA ADOPTA UN GOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL

Por HERMANN TERTSCH / AGENCIAS
El País,  Sofía / Madrid, 21.12.90

El Parlamento búlgaro dio su aprobación al nuevo Gobierno de unidad propuesto por el primer ministro, Dimiter Popov, en una sesión que concluyó en la madrugada de ayer. En el nuevo Gabinete están representados todos los partidos parlamentarios excepto la asociación de la minoría turca. Las elecciones generales se celebrarán en mayo. El actual Parlamento y el Gobierno recién creado asumen la gestión de la grave crisis.
La agrupación electoral de la minoría turca, llamada Asociación por los Derechos y las Libertades, cuenta con 22 miembros en la Asamblea Nacional de 400 escaños y negó su apoyo al nuevo Gobierno por lo que calificó de “militancia antiturca” demostrada por el primer ministro en su actuación como diputado. No obstante, la formación del nuevo Gabinete, con seis miembros del Partido Socialista, seis independientes, tres de la UDF y tres del Partido Agrario, es un paso importante para restablecer un mínimo de estabilidad que permita afrontar la grave situación económica y una reforma que exigirá inmensos sacrificios a la población.
Los tres viceprimeros ministros son Alexander Tomov del Partido Socialista (PSB, excomunista); Dimiter Ludiev, de la Unión de Fuerzas Democráticas (UDF); y Viktor Valkov, del Partido Agrario (PAB).
El Partido Socialista (PSB), excomunista, que formaba el anterior Gobierno monocolor encabezado por Andrei Lukanov hasta su caída hace dos semanas, tuvo que ceder algunas de las carteras principales, entre ellas las de Interior y Asuntos Exteriores.
El responsable de las relaciones exteriores del nuevo Gobierno es el viceprimer ministro Viktor Valkov, del Partido Agrario. El nuevo ministro del interior es Christo Danev.
El Partido Socialista intentó hasta el último momento retener la cartera de Interior con el argumento de que sólo esta formación podría evitar una ola de revanchismo contra los antiguos funcionarios del aparato del estado de la dictadura de Todor Yivkov.

Temor de la oposición
La oposición, por su parte, expresó su temor de que, en manos de los excomunistas, el ministerio del Interior podría ser utilizado para seguir intimidando a la ciudadanía y manipular los archivos en beneficio propio.
Como en todos los países del Este de Europa, en Bulgaria surgen continuas acusaciones veraces o infundadas contra dirigentes de todos los partidos, a los que se implica en la cooperación con la policía política del régimen comunista. El máximo candidato a dirigir un Gobierno de la UDF, Petar Beron, que gozaba de gran popularidad, ya fue liquidado políticamente al aparecer informes que supuestamente había redactado él sobre sus colegas para los servicios de información.
El PSB, por su parte, tiene el máximo interés en imponer una ley que proteja a sus cuadros y antiguos dirigentes comunistas de una indagación sobre responsabilidades contraídas durante la dictadura.

El nuevo Gobierno deberá aprobar ahora un plan de emergencia para garantizar el abastecimiento mínimo necesario y establecer las primeras medidas para la reconstrucción de la economía. Lukanov cayó por la falta de apoyo de la oposición a su programa radical de reformas.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

RUMANÍA, ENTRE EL SACRIFICIO Y EL CAOS

Por HERMANN TERTSCH
El País,  Bucarest, 17.12.90

Los estudiantes, de nuevo en huelga; los sindicatos amenazan con paralizar el país; trabajadores interrumpen emisiones de noticias en televisión para pedir la caída del jefe del Estado y del Gobierno; las tiendas están vacías; las colas ante las gasolineras son kilométricas. Aquel sentimiento de solidaridad que estalló exactamente hace un año, y que acabó con la dictadura de Nicolae Ceausescu, hace ya muchos meses que desapareció. La situación ahora vuelve a ser insostenible y el Gobierno afronta sus días más difíciles. Ha sido un largo año lleno de tensiones, enfrentamientos y muertos, de maquinaciones políticas balcánicas, desinformación, amagos de golpe de Estado, violencia y amenazas. Las esperanzas de más de 22 millones de rumanos se han tornado de nuevo en desconfianza y frustración. Se vuelve a hablar de revolución, de la segunda y auténtica. La oposición, minúscula en el Parlamento, se hace fuerte en la calle y convoca continuamente movilizaciones contra el Gobierno. Le acusa de perpetuar el régimen comunista bajo el disfraz del Frente de Salvación Nacional.
Decenas de años de formación comunista y falta de información, la “inexistente cultura política del país” de que habla su ministro del interior, Doru Viorel Ursu, hicieron creer a los rumanos que acabando con la dictadura hacían otro tanto con la escasez y la pobreza. El poder, electo en unas elecciones cuyos resultados fueron sin duda manipulados, pero que a la postre reflejaban la voluntad, dirigida, de los rumanos, ha cometido durante este año muchos errores que fortalecen su imagen como órgano continuista de la dictadura.
Provocó incidentes políticos, étnicos y sociales para reprimir y descalificar a los sectores de la protesta que más incómodos le resultaban. Rehabilitó a la inmensa mayoría de los funcionarios, dirigentes y agentes del implacable aparato de Ceausescu.

La responsabilidad de estas acciones recae más en el aparato del Frente de Salvación Nacional y en su presidente, el jefe del Estado, Ion Iliescu, que en el Gobierno de Petre Roman.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario